Scroll to top

Nos encanta conducir, pero cuánta gente debido a algún incidente o accidente en la carretera coge “miedo a conducir”, se pone nervioso al volante y es incapaz de volver a coger el coche. Piensa que ante otra situación conflictiva se va a bloquear y le entra el pánico sólo de pensarlo.

accidenteA lo mejor, ni siquiera ha tenido nunca ningún percance, pero lleva años sin conducir y en un momento de su vida necesita hacerlo por motivo de trabajo o por cualquier otra circunstancia y siente inseguridad, falta de control y temor ante la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico. Esto es lo que se conoce como fobia a conducir, en el argot profesional: Amaxofobia.

En el artículo de esta semana, os queremos hablar de este problema que afecta, según un estudio (del año 2005) del Instituto Mapfre de Seguridad Vial al 30% de los conductores españoles (aunque es un trastorno “universal”) y principalmente a mujeres. Así como daros algunos consejos para superarlo, tanto si sois vosotros los que sufrís esta patología o si conocéis a un amigo o familiar que la sufre… Y recordaros que, aunque muchas veces requiere un tratamiento conjunto por parte de un terapeuta, nuestra autoescuela PitLane dispone de clases específicas con nuestros profesores para que superéis estos miedos y volváis a conducir con seguridad.

Fobia es por definición: “El miedo injustificado ante situaciones u objetos que no son peligrosos en sí mismos y que no producen miedo en las demás personas”. La amaxofobia o “miedo a conducir” es el resultado de un proceso en el que la persona percibe el tráfico cómo una amenaza y es incapaz de superarlo por sí mismo.

Suele experimentarse más en autovías y autopistas, que permiten circular a velocidades altas (en torno a los 100 km/hora); en grandes avenidas urbanas, con varios carriles en ambas direcciones, y en carreteras convencionales en los que apenas hay arcén. Pero también, en vías desconocidas que generan incertidumbre; en viaductos, puentes, túneles y en pendientes muy pronunciadas.

amaxofiliaPrincipalmente, suele afectar a varios tipos de conductores: Los noveles, que no son capaces de superar la ansiedad y el estrés que experimentan al enfrentarse al tráfico “solos”. Conductores con experiencia pero que atraviesan períodos en su vida con alto nivel de estrés laboral o personal y empiezan a sufrir episodios de ansiedad al volante. Conductores que han sufrido una experiencia traumática debido a un accidente de tráfico, propio o de una persona allegada. Y conductores que dejaron de conducir durante años y en un momento de su vida, tienen la necesidad de volver a coger el coche, ellos sienten que les falta pericia y habilidad al volante y les entra el pánico.

Para todos ellos, el acto de conducir es sumamente estresante. Cuando conducimos hay que coordinar manos y pies a los mandos, vigilar constantemente los espejos retrovisores y las señales acústicas de nuestro vehículo y los que circulan en la vía… Controlar las señales de tráfico, la velocidad, extremar la atención ante situaciones climatológicas desfavorables… Y si a esto añadimos pensamientos catastrofistas de peligro hacia nuestra vida y hacia el resto de ocupantes, imaginaros la angustia que sufren estos conductores al volante y el alto grado de incomprensión que pueden sufrir por parte de otros conductores, para los que el mayor problema de conducir un vehículo es el derivado de tensiones asociadas a factores externos, como un atasco.

Esta incomprensión, puede llevar a mermar la autoestima de las personas que sufren esta patología y al abandono total del permiso de conducir, tras “auto-convencerse” de que conducir no está hecho para ellos. Como en otros trastornos que tienen que ver con fobias, la huida-evitación produce en la persona que la padece una sensación de alivio que actúa como refuerzo negativo y entorpece la solución al problema.

conduciendoLo primero que hay que intentar es dejar de percibir el tráfico y los demás conductores como “amenazas”; cambiar la idea de que “se vale o no se vale” para conducir; evitar pensamientos de si surge algún percance en la carretera “no voy a saber reaccionar” y por supuesto, suprimir la respuesta emocional de huir de conducir para calmar la angustia.

Para ayudar a superar esta patología, nuestra autoescuela dispone de clases específicas: Primero con el vehículo adaptado, que permite en una situación controlada iniciar la exposición al tráfico y mejorar las habilidades en la conducción precisamente por las vías más “peligrosas” para los conductores afectados con amaxofobia.

Después de que el “alumno” se ha “acostumbrado” (habituado) en el coche de la autoescuela, a las situaciones temidas, de forma progresiva, según su dificultad, ,desplazaríamos las clases al vehículo del alumno. Para que se familiarice con él y circule con su propio coche.

Una vez superada esta fase,  el alumno sólo, en su vehículo, seguirá al profesor que circulará delante en el coche de la autoescuela, trazando un programa en los desplazamientos cotidianos del alumno. La habitualidad reforzará la confianza para conseguir de forma paulatina, superar esta fobia.

Y recuerda que si en tu entorno tienes alguna persona con este problema, tu apoyo y motivación puede serle de gran ayuda y si eres tú quien lo padeces, piensa que no existe otra opción para superar los miedos que enfrentarse a ellos. Nosotros te ofreceremos la motivación que necesitas, no porque te sientas obligado a hacerlo por tu entorno o por las circunstancias, sino para que sientas que realmente puedes hacerlo por ti mismo o por ti misma, de forma gradual y sin riesgos.

Comentarios para este artículo (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De acuerdo con lo establecido por REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, le informamos que sus datos están incorporados en un fichero del que es titular AUTOESCUELA PITLANE con la finalidad de procesar su comentario, así como enviarle posibles comunicaciones comerciales sobre nuestros permisos de conducir.
Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de sus datos en el domicilio fiscal de AUTOESCUELA PIT LANE sito en C/ Charcón, 14. 28013 El Boalo - Madrid.
Si usted no desea recibir nuestra información, póngase en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a la siguiente dirección: marialara@autoescuelapitlane.com.