Scroll to top

Como ya os adelantamos en el post de la semana pasada, hoy os planteamos cómo tener una conducción preventiva y eficiente mediante el control de la velocidad, ya que circular con una velocidad excesiva, o inadecuada, disminuye nuestra capacidad para reaccionar ante imprevistos en la carretera y nos expone a situaciones de riesgo innecesarias.

Los coches modernos cada vez son más confortables, más rápidos, menos ruidosos y nos hacen sentir más seguros. Esa sensación de seguridad puede llevarnos a un comportamiento imprudente y no respetar los límites de velocidad, sin ser conscientes que por cada Kilómetro hora que aumentemos la velocidad, el riesgo de sufrir un accidente se incrementa un 3%.

VelocidadexcesivaUn choque a 100 km/h. equivale a una caída de unos 39 metros de altura, mientras que a 120 km/h. equivale a una caída vertical de 54 metros; unos pocos kilómetros por hora de más, representan un impacto mayor y en consecuencia, lesiones más graves. Esto se debe a la denominada “energía cinética” que aumenta  en función del peso y de la velocidad del vehículo.

Una velocidad excesiva merma nuestra percepción visual, produce el “efecto túnel” que nos impide apreciar cualquier peligro en los laterales de la carretera, lo que dificulta nuestra capacidad de anticipación ante los obstáculos y de reacción, ante el comportamiento de otros conductores o peatones, requisitos indispensables para una conducción segura, especialmente en condiciones desfavorables, ya sean de la vía, del vehículo o del conductor.

Una velocidad elevada fatiga más e incrementa nuestra agresividad.EfectoTunel

El riesgo de sufrir un accidente cuando se toma una curva a una velocidad incorrecta se triplica y se dispara cuando el suelo está mojado o cuando los neumáticos no están en buen estado; el vehículo puede llegar a volverse inestable y perder su trayectoria, saliendo de la carretera.

En definitiva, un exceso de velocidad implica la reducción en la eficacia de los elementos de seguridad, tanto activa como pasiva, del vehículo. Según datos estadísticos de la DGT, es una de las principales causas de los accidentes de circulación, junto con las distracciones y el alcohol, pudiéndose relacionar directamente con al menos uno de cada siete accidentes con víctimas.

Hasta aquí el artículo de hoy. La semana que viene explicaremos los diferentes tipos de velocidad en la conducción y cómo afecta a la distancia de frenado y las maniobras en la conducción.

Esperamos que toda esta información os resulte de utilidad. Si es así, por favor, dad  “Me gusta” y “Compartir”, muchas gracias.

Comentarios para este artículo (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De acuerdo con lo establecido por REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, le informamos que sus datos están incorporados en un fichero del que es titular AUTOESCUELA PITLANE con la finalidad de procesar su comentario, así como enviarle posibles comunicaciones comerciales sobre nuestros permisos de conducir.
Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de sus datos en el domicilio fiscal de AUTOESCUELA PIT LANE sito en C/ Charcón, 14. 28013 El Boalo - Madrid.
Si usted no desea recibir nuestra información, póngase en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a la siguiente dirección: marialara@autoescuelapitlane.com.