Scroll to top

El Reglamento General de Conductores establece qué capacidades psicofísicas debemos poseer los conductores para ponernos frente al volante. En la primavera pasada modificaron los criterios psicofísicos para acceder o renovar el carné de conducir, pero aún hay bastante desconocimiento sobre el tema y no son pocos los conductores a los que afectan estos cambios legislativos.

Cuadro de enfermos según la DGTSegún pública la DGT (http://www.dgt.es/revista/num247/mobile/index.html#p=63) en España se registraron un total de 192.432 personas a las que había que evaluar bajo diferentes criterios médicos si podían o no conducir (unos 51.000 conductores con afecciones cardiovasculares, 31.000 con hematológicas y casi 110.000 con diabetes). Por eso hemos dedicado el artículo de esta semana para conozcáis de antemano, los nuevos criterios psicofísicos que se tienen en cuenta para el carné de conducir.

Nuestro estado de salud influye directamente en nuestra conducción y en nuestra seguridad vial, no sólo por la sintomatología de una enfermedad, también por el consumo de medicamentos.

Los profesionales de la medicina son los que pueden evaluar si nuestras capacidades nos permiten conducir o no, de forma segura.

Es primordial que haya buena comunicación entre el paciente-conductor, el especialista médico que se encargará de realizar un informe específico (que es el que debe informar al paciente sobre los riesgos de la conducción) y el Centro de Reconocimiento de Conductores que precisará de ese informe médico para formalizar el permiso.

Partiendo de esta premisa, el Reglamento General de Conductores ha ido recibiendo diferentes modificaciones y actualizaciones hasta llegar a la Orden PRA/375/2018 (https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-4958) que actualizó el Anexo IV del Reglamento General de Conductores, por el que se regula los requisitos de aptitud psicofísica tanto para obtener como para renovar nuestro permiso de conducir.

Con esta renovación legislativa, basada en el tipo de enfermedad que podamos tener, son cuatro las áreas médicas que se han visto afectadas.

  • Origen Cardiovascular: los episodios con más riesgos, son síncopes o arritmias debido a la limitación que suponen para la actividad física y su relación con otras enfermedades.
    Si somos particulares, en el caso de padecer síncopes la nueva norma exige 6 meses sin recurrencias para conducir turismos. Al igual, que si somos receptores de un trasplante de corazón y el especialista certifica en su informe que no hay peligro para conducir.
    Si somos profesionales no podemos conducir, en ninguno de los dos casos anteriores.
    En general, con la nueva norma y gracias a la inclusión de nuevas técnicas quirúrgicas y otros avances de la medicina, los tiempos sin conducir asociados a algunas enfermedades cardiovasculares se han visto reducidos.
  • Origen Diabético: Los cambios aquí son más bien formales, en cuanto al informe médico que debe aportar el conductor con diabetes al centro médico de reconocimiento de conductores. Este informe lo debe hacer el médico endocrinólogo que lleva el tratamiento del paciente, no se admite el informe del médico de cabecera.
    También se contemplan los cuadros de hipoglucemia grave y recurrente, en los que se necesite la ayuda de otra persona. Aquí en el informe médico se debe hacer constar que el paciente conoce las medidas preventivas para evitar la aparición de nuevas crisis y que ha pasado al menos 3 meses sin crisis.
  • Origen Hematológico: Aquí se divide en dos grupos oncológicas, como la leucemia, y no oncológicas, como la anemia. En ambos casos se valora el riesgo de pérdida de consciencia y somnolencia en la conducción.
  • Origen Oncológico: En este caso se debe realizar una valoración individualizada de cada conductor con el informe médico oncológico pertinente y el tratamiento en ese momento, pues depende mucho del tipo de trastorno, sintomatología, afectación neurológica y el estadio en el que se encuentre la enfermedad (si está al inicio de la enfermedad o en fase de recuperación o con metástasis).


Lo recomendable, en cualquier caso, tengamos o no que renovar el carné de conducir, es que ante alguna enfermedad y la ingesta de medicamentos, consultemos a nuestro médico para que nos informe de los efectos que estos pueden tener en la conducción.

Feliz fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De acuerdo con lo establecido por REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, le informamos que sus datos están incorporados en un fichero del que es titular AUTOESCUELA PITLANE con la finalidad de procesar su comentario, así como enviarle posibles comunicaciones comerciales sobre nuestros permisos de conducir.
Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de sus datos en el domicilio fiscal de AUTOESCUELA PIT LANE sito en C/ Charcón, 14. 28013 El Boalo - Madrid.
Si usted no desea recibir nuestra información, póngase en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a la siguiente dirección: marialara@autoescuelapitlane.com.