Scroll to top

Después de tantos meses sin llover, cuando ha vuelto la lluvia y la nieve al poner los limpiaparabrisas ¿has notado que las escobillas hacen ruido y no limpian bien el cristal? Son señales de que hay que sustituirlas. Hoy, desde autoescuela Pit Lane en El Boalo, te contamos otros indicadores que nos alertan de que necesitamos cambiarlas por seguridad  y cómo hacerlo nosotros mismos.

Lo normal es cambiar las escobillas de los limpiaparabrisas una vez al año, pero si vivimos en una zona excesivamente seca, el polvo va a deteriorarlas más rápido. También la exposición a la luz solar directa, la suciedad y los cambios de temperatura son factores que hace que la goma se endurezca y se estropee antes.

Para que las escobillas duren más tiempo en óptimas condiciones conviene limpiarlas, al menos una vez al mes, con un detergente y esponja con el objetivo de eliminar cualquier adherencia que interfiera en el barrido.

Si las escobillas del coche hacen ruido sobre el cristal del parabrisas es porque la goma está desgastada o porque se ha desajustado del brazo y ejerce demasiada presión en el parabrisas.

Si vemos como marcas en el cristal puede ser que la superficie de caucho tenga cortes y debamos cambiarla ya. También podemos comprobar si la goma de la escobilla tiene alguna fisura al pasar el dedo por ella. A la menor señal, hay que sustituirla enseguida.

Cuando la goma se inclina a un lado sin girar correctamente puede producir un empañado exterior, síntoma de que hay que cambiar las escobillas.

Si vemos que algunas zonas del cristal no quedan bien limpias probablemente sea porque el brazo que sujeta las escobillas no mantiene la presión necesaria.

Para cambiarlas debemos comprar en una tienda de repuestos para automóvil o en un hipermercado el modelo de recambio adecuado a nuestro vehículo. Tenemos que fijarnos en que se correspondan o sean compatibles con la marca y el modelo de nuestro coche.

Lo primero es encender los limpiaparabrisas para que queden en posición ascendente para que se queden levantados. Tienes que levantar con la mano cada brazo de los “limpias” para “despegarlos” del cristal. A continuación, debemos soltar la escobilla apretando el clip de sujeción que suele haber en casi todos los modelos para poder extraerla tirando de ella.

Colocaremos las nuevas introduciéndolas en sentido contrario al que las sacamos. Para hacerlo necesitaremos unos adaptadores que encontraremos en la caja y un poco de maña. Tenemos que tirar hasta oír el clip de sujeción.

Ya sólo queda comprobar que los hemos instalado bien. Enciende el coche y actívalos comprobando que funcionan correctamente a diferentes velocidades y no hay peligro de que se suelten antes de emprender la marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De acuerdo con lo establecido por REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, le informamos que sus datos están incorporados en un fichero del que es titular AUTOESCUELA PITLANE con la finalidad de procesar su comentario, así como enviarle posibles comunicaciones comerciales sobre nuestros permisos de conducir.
Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de sus datos en el domicilio fiscal de AUTOESCUELA PIT LANE sito en C/ Charcón, 14. 28013 El Boalo - Madrid.
Si usted no desea recibir nuestra información, póngase en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a la siguiente dirección: marialara@autoescuelapitlane.com.